Resultados

No hemos encontrado ningún artículo relacionado :(

Yoigo presenta: madres gladiadoras contra narcos

En Grupo MASMOVIL estamos comprometidos con la acción social a través de iniciativas como Pienso, luego Actúo de Yoigo, la plataforma de personas que pensaron y actuaron para mejorar el mundo. Esta semana, no te pierdas la historia memorable de Carmen Avendaño y la Asociación Érguete, un matriarcado contra el narcotráfico que ha demostrado que no hay nada más fuerte que el instinto protector de una madre. Durante los años 80, en Galicia, un grupo de mujeres utilizó esa fuerza para tejer una red colectiva que protegiera a sus hijos de los narcotraficantes. Carmen Avendaño y sus compañeras crearon Érguete, una asociación que lleva 35 años generando oportunidades para que los jóvenes puedan recuperar un futuro sin adicciones.

En una de las escenas de la serie Fariña aparece una ‘madre coraje’, encima de la mesa de un colegio, gritando a un entregado público los nombres y apellidos de los narcos que estaban destruyendo la vida de sus hijos. Al fondo, escondido tras la gente y unas inmensas gafas oscuras, uno de los aludidos le jura venganza con una triste mueca. Aquella mujer era Carmen Avendaño y el hombre, un reconocido narco rodeado de matones. La escena es parte de una ficción cinematográfica. El verdadero señalamiento público de aquellos capos ocurrió en una rueda de prensa convocada por las Madres Contra la Droga en 1986. Un grupo de mujeres que veía cómo se comerciaba con la vida de sus hijos hizo pública la lista de los 38 bares de Vigo donde se trapicheaba con heroína. Fue el inicio de una revolución matriarcal que trascendió de un barrio para llegar a toda la nación. Puedes conocer más detalles de esta historia aquí.

INICIATIVA CON ACENTO SOCIAL

Gracias a este trampolín social que es Pienso, Luego Actúo de Yoigo, decenas de historias de personas que han conseguido hacer las cosas diferentes, cambiar lo establecido y convertirse en relevantes para la sociedad, están saliendo a la luz. De esta manera el público no solo puede conocer las historias de héroes de carne y hueso, sino que además pueden, si así lo desean, actuar proactivamente para reforzar estas iniciativas y aumentar su impacto. Porque la solidaridad, afortunadamente, también se contagia.