Resultados

No hemos encontrado ningún artículo relacionado :(

Videojuegos solidarios para niños refugiados

En Grupo MASMOVIL estamos comprometidos con la acción social a través de iniciativas como Pienso, Luego Actúo de Yoigo, la plataforma de personas corrientes que hacen cosas extraordinarias. Esta semana, no te pierdas la historia de Francesco Cavallari, el creador de Videojuegos sin Fronteras, una organización que utiliza los videojuegos como una poderosa herramienta educativa para construir un mundo mejor.

¿Cómo surge esta iniciativa?


Más de dos millones de niños sirios refugiados han abandonado sus casas y han dejado de ir al colegio por culpa de la guerra, no por la pobreza. Muchos de ellos tienen teléfono móvil. ¿Y si les ofrecemos una herramienta de juego y aprendizaje para que puedan seguir estudiando? Francesco Cavallari es el creador de Videojuegos sin Fronteras, una organización que utiliza los videojuegos como una poderosa herramienta educativa para construir un mundo mejor.

Los videosjuegos al servicio de la educación y el bienestar psicosocial

Los videojuegos han dejado de ser un mero instrumento de ocio para convertirse en una herramienta cultural sin límites. Francesco Cavallari dejó la industria convencional para crear Videojuegos Sin Fronteras, una asociación que los pone al servicio de la educación y el bienestar psicosocial de las personas.

¿Qué es Videojuegos Sin Fronteras?

Videojuegos Sin Fronteras lo forma una comunidad de 250 personas distribuidas por 30 países: desarrolladores, traductores y voluntarios que contribuyen de forma altruista en las fases iniciales del proyecto, allí donde las ideas requieren de esa sensibilidad especial que motivó el cambio de rumbo en Francesco: “Cuando encontramos la financiación montamos un equipo profesional como hace cualquier desarrollador”, aclara.

Si una parte de aquella generación pionera que pasaba horas y horas jugando al Tetris o al Pac-Man, que fue acusada de abandonar la calle por unos videojuegos, ha sido capaz de construir una carrera llena de éxitos y crear proyectos como Videojuegos Sin Fronteras, imaginad los proyectos y desafíos que serán capaces de concebir los jóvenes de la generación que más juega de la historia.

Iniciativas con acento social

Gracias a este trampolín social que es Pienso, Luego Actúo de Yoigo, decenas de historias de personas que han conseguido hacer las cosas diferentes, cambiar lo establecido y convertirse en relevantes para la sociedad, están saliendo a la luz. De esta manera el público no solo puede conocer las historias de héroes de carne y hueso, sino que además pueden, si así lo desean, actuar proactivamente para reforzar estas iniciativas y aumentar su impacto. Porque la solidaridad, afortunadamente, también se contagia.

Si la historia de Francesco te ha hecho pensar y tú también quieres ayudar a esta causa para cambiar el mundo, actúa.